20 de octubre de 2010

Creación de un personaje literario: fase 2

Chicas!!!

Aquí es día 20 por la mañana y apenas he logrado despertar con ese ímpetu por escribir el relato que desde hace días no me llegaba la inspiración =S.

Ojala les sea de su agrado!!

Y espero que el fin de semana pueda darme la vuelta por sus respectivas páginas.

Abrazos para cada una de ustedes!!!!

___________________________________________

= Casualidades de la vida =

El día iniciaba a despuntar muy al horizonte con sus cálidos rayos del sol. Ki todavía no sabía si saltar de la cama apresuradamente o seguir descansando unos minutos más. Hacía días que no dormía más de 10 horas seguidas, producto del stress laboral y de sus miles de pensamientos que lo aquejaban. Muy dentro de sí, recordó que hoy llegaría el nuevo reclutador a la empresa, así que… no lo dudo un minuto más y salió directo a tomar una buena ducha de agua fría. El teléfono sonó y…
- ¿Ki donde rayos estas? Ya en reclutador acaba de llegar y tu ni tus luces??? – Vocifero Pablo, un vendedor y amigo entrañable.
- Perdona Pablo, pero dormí tan profundamente que no me di cuenta de la hora. Dame unos 10 minutos más y ahí estaré, por lo pronto ¿Podrías enseñarle las instalaciones de la agencia? – comento Ki, todavía con un bostezo entre los dientes.
- ¡Claro que sí! Pero no tardes mucho, ya ves que después llegan las “chicas poderosas” y te armaran un lío con Oscar. Maneja con cuidado por favor! – y posteriormente colgó Ki para darse prisa a escoger entre que camisa y pantalón vestiría el día de hoy.
La ciudad de Oaxaca es fría por las mañanas, mas cuando el otoño ha iniciado a contemplarse en los arboles de ahuehuete y la gente que salía previamente abrigada con su taza de chocolate o café en la mano. Desvió su camino por unos instantes para ingresar al tan famoso mercado y degustar una taza de chocolate con pan de yema. El teléfono volvió a sonar, ahora por un mensaje…
Ki, que onda!!! ¿Donde estas metido? Ya las “chicas poderosas” llegaron y se sentaron a platicar con el reclutador, apresúrate!!
Miro su reloj de bolsillo y contemplo que las manecillas se habían detenido, así como sus pensamientos se trasladaron cuando el profesor Holguin le obsequio el reloj por haber terminado su primaria dentro del orfanatorio con las mejores calificaciones. “En ti están siempre las respuestas, no dudes de tu capacidad”, fue lo que le menciono antes de que el profesor partiera hacia una escuela nueva.
Ahora con bastante prisa, camino hacia un puesto de reparación de relojes dentro del mercado, para pedirle de sus servicios. Este, muy amable, le comento que no tenia en existencia ese tipo de pila, pero que más tarde pasara nuevamente, ya que podría conseguirlo en otro local. Un poco triste por la noticia, pero acepto la recomendación y procedió a dejar el reloj en manos de un perfecto extraño, le dolía, pero sería peor sino tuviera solución alguna.
Salió del mercado un poco cabizbajo y procedió a manejar nuevamente por la ciudad. Al pasar por la iglesia de Santo Domingo recordó lo que había sucedido el fin de semana. Mientras él venía manejando a toda prisa, una joven de delicadas facciones y hermosa piel atravesaba la calle sin darse cuenta de los automóviles que transitaban.
- ¡Señorita, discúlpeme, no mire que estaba cruzando la calle! ¿Se encuentra bien? – comento Ki al bajar del automóvil.
- ¡Discúlpeme usted a mí, pero ando en busca de una calle y no logro encontrarla! – contesto con una voz suave y tierna la chica.
- Entonces, permítame ayudarla, sino le parece una molestia, por favor! – Mientras él se apresuraba a abrir la puerta del copiloto para que ingresara al auto.
Estuvieron charlando por unos pocos instantes, porque resulto que la calle estaba mas cerca de lo que pensaban. Pero… el sentía una mágica atracción junto a ella… era indescriptible y le costó mucho trabajo dejarla ahí, a la puerta de una casa con fachada colonial. Muy amablemente ella se despidió de él, sin darle más que un tierno apretón de manos. Cuando reacciono Ki, ya era demasiado tarde y nunca opto por preguntarle su nombre a aquella hermosa chica. Eso era lo malo de él, su timidez hacia las personas que le causaban una buena impresión.
Al llegar a la agencia, se encontró con que todo el personal murmuraba acerca de su tardía llegada al trabajo. Eso a él no le importo, puesto que era el encargado de la agencia. Saludo cordialmente a su secretaria y esta le informo que el reclutador estaba esperándolo dentro de la oficina. Antes de ingresar, fue a la sala de juntas para reunir a cada uno de los vendedores y recordarles que serian sometidos a unas evaluaciones por el nuevo reclutador. Las “chicas poderosas”, conformada por Paty, Alexa y Maria empezaron a vociferar que no era justo para ellas, que tenían más años de antigüedad. Ki, simplemente les hizo ver que era un examen de rutina a petición de Oscar y sin más, no les dio detalles de trabajo, salvo de la convivencia en un rancho que les otorgaría al fin de mes, por su valioso desempeño a todos.
De camino nuevamente a su oficina, paso cerca de la máquina de golosinas e inmediatamente se dio cuenta que estaba llena de panecillos, entre ellos uno de sus favoritos. Procedió a juntar unas monedas de los tantos bolsillos que tenía su pantalón marrón y digito los números correspondientes a ese negrito bimbo que se le acababa de antojar. Al mirar la envoltura de ese panecillo con cubierta y relleno de chocolate, recordó que era el día de pasar por alguna peluquería…
- Pero creo que regresare con Miguel, porque Juan me hizo un espantoso corte y hasta la fecha, no le veo horma a mi cabello rizado – pensó dentro de sí y le dio una tremenda mordida al ingresar a su oficina.
La sorpresa del día fue que, delante de sus ojos estaba aquella chica de la iglesia, con un hermoso traje sastre en color negro que hacia resaltar su piel blanca como la espuma del mar. De un golpe, termino de digerir su panecillo e inmediatamente la saludo con un efusivo apretón de manos.
- ¡Woow! ¡Qué sorpresa volver a encontrarte! ¡Tienes un lindo nombre! – Exclamo muy contenta la dama, quien tampoco daba cabida a quien iba a conocer ese día.
- ¡Muchas gracias! Por cierto, ¿Qué tal te ha tratado la ciudad? Imagino que eres foránea, porque ese día tenias una carita de perdida en la ciudad – comento con gracia Ki y una enorme sonrisa en sus labios.
- Así es, la verdad es que nunca había visitado Oaxaca y me ha agradado en estos días. Pero que rico es el mole de aquí! Yo soy de Veracruz y lo que allá abundan son los mariscos, mi tía siempre me ha vivido contando las maravillas de aquí. ¡Ay, pero que pena! ¿No me he presentado verdad? Mi nombre es Emilie Alamilla – y así, iniciaron a charlar ampliamente de las cuestiones laborales, las expectativas que quería cubrir ahora Oscar con sus empleados y el tiempo que se tomaría en evaluar a cada uno de los vendedores.
Ki por cortesía, le cedió su oficina a Emilie para que pudiera hacer su trabajo. Mientras tanto él salió a saludar a Pablo y agradecerle de su apoyo incondicional. Conforme avanzaba el día, él no dejaba de pensar en la suerte con la que acababa de toparse, pero tenía miedo a su vez de caerse de la nube.
- Deja de tener miedo Ki, es normal que a todos nos pase ese tipo de cosas. ¡Sino te arriesgas ahora, nunca lo podrás hacer! – le contesto Pablo al verlo pensativo cuando pasaba por su oficina y la veía detrás de esas paredes de cristal.
Terminaba el día y con ello, el trabajo de la joven. Ki no supo de donde iba a sacar las fuerzas para animarse, pero lo intentaría. Y sin pensarlo más, se acerco a ella…
- Emilie, sé que esto es algo fuera de lugar, pero… me preguntaba si aceptarías esta flor… es que, la verdad, tu persona me ha impresionado… y me gustaría tratarte como algo mas… - dijo muy tímidamente él y la rosa blanca en sus manos hasta temblaba de los sentimientos encontrados que emanaba su corazón.
- Este… fíjate que… yo también te he tenido presente en mis pensamientos desde el fin de semana… se que parece algo descabellado pero… tenía miedo de no volver a verte y veo que no ha sido así… - contesto ella, mientras tomaba la flor y la acercaba para degustar su olor.
- Entonces… ¿Aceptarías ir a cenar conmigo? Conozco un buen lugar donde preparan unas tlayudas muy ricas! Que espero, no hayas todavía degustado en estos días – termino por decirle a la ahora chica que le robaba suspiros en esos instantes.
- Todavía no he probado esa comida, pero será un placer estar a lado de alguien que conoce mejor la ciudad que yo…y así de paso, nos vamos conociendo un poco más – contesto muy sonrojada y a su vez, veía que él también estaba en la misma situación.
Así que, emprendieron juntos la salida para cenar… sin pensar que ese día, sería el muy importante para ambos. Pero más para Ki, que por fin iniciaría a vivir una nueva etapa de su vida… la del amor.

14 comentarios:

  1. Ohhhh;D te quedó hermoso;D

    Me gustó mucho, querida PlekitO;D

    kisses;D

    ResponderEliminar
  2. Pues sí que tiene lindo nombre Ki.

    Me parece que el relato necesita algunas correcciones, de puntuación y alguna que otra palabrilla que sobra o falta, pero por lo demás está muy bien.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Muy romántico!!! Me alegro de que se volvieran a encontrar!
    Saluditos

    ResponderEliminar
  4. Te ha quedado un relato muy coqueto, romantico y bonito. Me ha gustado y espero volver a leer algo mas de él. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Amor a primera vista. Lo que más me gusta de tus escritos son las palabras que usas, de allí de tu tierra, deberías ir poniendoles pies de páginas y así aprendemos lo que son ;)

    ResponderEliminar
  6. Plekito, sabía que le cantarías al amor, jejeje. Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Precioso relato, Plekito. Qué pequeño es el mundo, ¿no? jejeje
    ¡Un gran saludo!

    ResponderEliminar
  8. Chicas muchas gracias por sus comentarios!!! Tiene razon Laura y con gusto les explicare los terminos que no entiendan, asi que haganmelos saber!! XD

    Todavia no me he dado la vuelta por sus páginas, pero el sabado me dedicare a leerlos, por lo pronto me apena que ya ustedes bien lindas anden por aqui!

    Les envio un fuerte y caluroso abrazo y que tengan un estupendo dia XDDD

    ResponderEliminar
  9. Qué tierno que vuelvan a encontrarse, me ha gustado mucho!

    ResponderEliminar
  10. que bonito..un relatejo de amor..me gusta el tono de tu relato, tan propio de ti, tan de tu tierra.
    Un besito

    ResponderEliminar
  11. Hola Plekito;D
    Pasando a desearte un hermoso finde:D

    kisses

    ResponderEliminar
  12. No entiendo. Yo ya debería haberlo leído... Bueno, más vale tarde que nunca. Me gusta el relato, sobre todo porque acaba en un comienzo. n_n

    Te anoté aquí:
    http://tyess.blogspot.com/2010/11/juego-libros-de-miedo.html

    ResponderEliminar
  13. Me encantó el ritmo de tu historia, Marit.

    Ki por fin comenzó una etapa de su vida dentro del romántico mundo del amor a primera vista con Emilie.

    Después de leer la ficha de Ki, nunca iba imaginar la bonita historia que desarrollaste con él.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar